Acerca de la importancia de la Diplomacia Cultural.

¿Qué es una diplomacia cultural?
abril 6, 2018
Luto en el arte guatemalteco.
abril 9, 2018

Compilado por:
Lic. Max Araujo
Ex Viceministro de Cultura
Experto en Legislación Cultural

El mismo texto citado del Observatorio Vasco para la  Cultura nos dice que “en el contexto  internacional, debido a  los cambios sucedidos en  la relación de fuerzas desde  la Guerra Fría,  la diplomacia pública ha  ido ganando terreno y, a  la par,  lo ha hecho  la diplomacia cultural. Así, en muchos ámbitos se considera que la diplomacia cultural es fundamental hoy en día.

Si bien es cierto que por el hecho de existir cualquier expresión cultural ya es  importante, también lo es que será más fuerte cuanto más reconocimiento tenga por parte de otros. En este contexto, la diplomacia cultural ayuda a ubicar en el mundo, a hacer más presentes a aquellas culturas de dimensión más pequeña. Así, se perfilan dos grandes estrategias para situarse culturalmente en el mundo: la clásica, la que históricamente han adoptado los Estados más grandes y con más recursos y la más actual, basada en aprovechar la conectividad internacional.

Tradicionalmente los Estados han invertido muchos recursos en la promoción del hecho cultural a  través del despliegue de  los  institutos de cultura de promoción exterior (el British Council, los alianzas francesas,  el Instituto Cervantes…), dedicados principalmente al estudio de los idiomas y a  la difusión de  las distintas expresiones culturales. En  todos  los casos  la estrategia política ha consistido en el despliegue de una red de grandes instituciones sobre los distintos territorios en los  que  se  ha  querido  incidir.

En  contraposición,  la  alternativa  actual  para  los  territorios pequeños es aprovechar los recursos existentes y, utilizando sus organizaciones culturales como plataformas de  lanzamiento, situarse en el mundo. Se  trata de aprovechar acontecimientos con reconocimiento internacional (un festival de cine, un museo) para explicarse y proyectarse hacia el exterior.

Con  todo,  los  expertos  señalan  que  los  beneficios  del  desarrollo  de  una  buena  diplomacia cultural  son múltiples  y  en muchas direcciones.  En primer  lugar, hacia  el  fortalecimiento de  la cohesión  interna —ante más  reconocimiento, mayores niveles de  respeto y estima por parte de sus gentes—. En segundo lugar, el protagonismo que pueda tomar la diplomacia cultural juega a favor del fortalecimiento de la diversidad global, así como la construcción y el mantenimiento de opciones alternativas a los canales oficiales.

En síntesis, la  diplomacia  cultural   se  está  convirtiendo  en  una  de  las  principales herramientas  a  disposición  de  la  diplomacia  pública  para  cambiar  percepciones,  romper prejuicios y plantear visiones sobre  lo propio diferentes.”  (Documento elaborado por Observatorio Vasco de la Cultura)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.